jueves, 17 de junio de 2010

Rite of Passage se corona en una memorable Gold Cup con un Bannaby a un gran nivel.

Vaya fantástica Gold Cup se ha visto hoy, ya sólo con el rugir del público a la apertura de los cajones el bello de punta se ha puesto a tope para todo amante de las carreras, con un ritmo en los últimos 2 kilómetros que ha sido frenético marcado como se esperaba por el Hamdam Al Maktoum Akmal, una curva final la Swinley Bottom que habrá puesto en pie a todos los aficionados españoles con Bannaby pasando caballos por dentro y con aires ganadores y después una recta en la que dos caballos han cambiado a una sexta marcha más y nos han dejado un épico final, Rite of Passage un vallista outsider 16/1 entrenado por Dermont Weld, montado por Pat Smulen y Age of Acquarius de O´Brien, montado por Murtagh, ha sido una carrera de verdad memorable y que ha acabado con el record de la prueba.

Bannaby se ha comportado como un verdadero campeón, ha sacado su coraje habitual y se ha agarrado a la carrera de forma espléndida, su jockey ha estado perfecto ,Cristophe Soumillon le ha dado un recorrido inmejorable y le ha puesto a ganar a 2 furlongs de meta cuando la carrera se decidía y por detrás ya habían dejado en un rosario de caballos incluidos todos los favoritos , le ha sacado por fuera cuando aún estaba a un cuerpo de los líderes Rite of Passage y Age of Acquarius a la altura de Purple Moon, le ha pedido al hijo de Dyhim Diamond una marcha más, pero en ese momento le ha faltado su cambio de ritmo y su chispa con la que se coronó en el Cadran G.I, con esa marcha más que no se le ha visto a Bannaby en estos dos útimos años hubiera estado en la llegada peleando la victoria, no me cabe ninguna duda, no obstante no se le puede poner un pero al campeón español que de nuevo ha hecho vibrar a la afición y ha defendido el nombre del turf español a gran altura.
Bravo Bannaby!.

No hay comentarios:

Seguidores

Visitas en 2011

Mucho más que un deporte...

Estas palabras le dedicaba un niño a su abuelo antes de recibir la insignia de oro y brillantes por 65 años de socio del Atlético de Madrid

“el mayor homenaje que se te puede tributar es darte las gracias por lo que has hecho y me has enseñado, y sobre todo por lo que me has hecho disfrutar viendo partidos del Atleti juntos. Nuestra grandeza nos convierte en especiales y te quiero dar las gracias por traerme a la que siempre dices es nuestra casa. Quiero recoger de ti la mejor de las herencias, que es ser atlético de corazón”.