martes, 14 de febrero de 2012

La problemática actual del turf en España

Para entender la problemática actual del turf en España hay primero que entender cuales son los modelos posibles de gestión de carreras de caballos, en el turf internacional existen dos modelos el  anglosajón y el  francés.

El modelo anglosajón está basado en una gestión del espectáculo por parte de los Hipódromos, son estos los propietarios de los derechos de las carreras que se disputan en sus recintos y por tanto son quiénes negocian derechos de televisión y establecen los premios. Con una liberalización total del sistema cualquier operador o bookmaker puede alquilar un puesto en el Hipódromo y operar libremente, al tratarse de Sociedades privadas su gestión va orientada a la explotación del recinto, los bookmakers no tienen una tasa de retorno al sector sólo aportan mediante patrocinios y los premios son ridículos de 2.000€ en los hipódromos de provincias.

El modelo anglosajón por tanto presenta una liberalización total del sistema que provoca un desequilibrio en los premios pero sin embargo está orientado al espectáculo y al propietario, el cual se sitúa en el centro de la pirámide, con  hipódromos llenos y una afición fuerte, los premios de las carreras menores son muy bajos pero sin embargo las buenas carreras y las carreras de dos años están muy bien dotadas lo cual atrae a las grandes cuadras que hacen fuertes inversiones en busca de las carreras más prestigiosas, estas carreras de mayor nivel y prestigio propician que detrás haya una cría fuerte con importantes sumas en derechos de cría en busca de la calidad y la precocida, finalmente el negocio para el propietario está en la compra-venta de estos caballos.

Este modelo exportado a otros paises como Italia, Bélgica o Alemania se ha mostrado como un fracaso ya que la falta de cuadras potentes, una afición escasa, unidas a un no retorno de los operadores de apuestas dejan sin financiación posible las carreras, en el caso de Italia ha sido el Estado el que ha tenido que salir al rescate recientemente dada la precaria situación del sector para mantener un sector que implica muchos puestos de trabajo.

En el Reino Unido no están tampoco para tirar cohetes, si los propietarios fuertes dejan de invertir los stocks de cría aumentan y los pequeños propietarios no pueden asumirlos, finalmente estos pequeños propietarios con la baja rentabilidad con premios ridículos buscan hacerse fuertes a través de la ROA (Asociación de Propietarios) con alternativas como el "Racing for Change" (acciones encaminadas a garantizar el futuro) o el "Horseman Tariff" (establecimiento de tarifas mínimas de premios según las categorias de carreras). El jockey club es una institución decana en el turf brítanico pero simplemente actúa como regulador.

El otro modelo predominante en el turf internacional es el francés, este se basa en la intervención del gobierno a través de la sociedad gestora de las carreras que es France Galop con un órgano de gobierno mixto entre los profesionales y la administración a través de miembros de los Ministerios de Agricultura y Hacienda, con un operador estatal de apuestas PMU, los hipódromos en algunos casos están gestionados por esta misma gestora France Galop o en otros casos a través de Sociedades filiales con administración pública.

Este modelo se financia a través de las apuestas mutuas efectuadas en todos locales PMU del país y la web de pmu.fr, con un volumen de juego extraordinario al día y una cifra de apuestas total anual de 10 mil millones de €  pero sin embargo los hipódromos están vacíos y prima más la apuesta que el espectáculo. La cantidad de jornadas incluidas en la apuesta nacional permite obtener a la Sociedad gestora France Galop los fondos necesarios para realizar la jornadas, el retorno sobre el juego supone un 7% y la sociedad gestora France Galop se encarga también de encontrar patrocinios y explotar los derechos de televisión de las carreras fancesas. La fuerte financiación que se recibe a través de la apuesta permite a France Galop establecer una política de premios muy atractiva que va creciendo año a año, establecer primas para proteger su cría y financiar parte del coste que soportan los propietarios hasta alcanzar el mejor ratio de retorno de la inversión por caballo cercano al 40%.

La probemática del modelo francés es que la fuerte focalización en la apuesta ha dejado de lado el espectáculo, los hipódromos están vacíos y el propietario se ha abandonado sin ofrecer algo especial de la magia de las carreras. La sobre protección de su cría hace que su producto sea menos competitivo que el inglés y la calidad de sus carreras sea inferior a la del Reino Unido.

En estos días precisamente ha visto la luz el Rapport Augereau un trabajo encargado por el gobierno francés a la consultora Sinergie ante la creciente demanda de los socio-profesionales franceses de revisar el modelo para mantener el potencial de las carreras en el futuro. El informe pone de manifiesto la preocupación de la administración francesa para los próximos años, entiende que su modelo es el mejor para el sostenimiento del sector pero pone de manifiesto una serie de amenzas que podrían poner en peligro su futuro, la apetura del juego a operadores externos, que en los próximos años el volumen de apuestas se traslade desde las apuestas hípicas a las apuestas deportivas y el póker dado que el principal jugador de apuestas hípicas se está haciendo mayor y los jóvenes prefieren otros juegos, se debe trabajar en hacer afición desde abajo y volver a situar al propietario como centro de las carreras, con una simple frase lo explican todo: sin propietarios no hay caballos y sin caballos no hay carreras y sin carreras no hay apuestas.

Entre otros puntos que toca este informe habla de una posible apertura al exterior del modelo francés en busca de aumentar su espectro y su mercado, habla y lo dice bien claro de internacionalizar el modelo completo a paises con alto potencial (ej. Italia y España... esto lo pongo yo).

El modelo francés es el que se ha implementado en otros paises como Hong Kong (HK Jockey Club) , Japón  o Estados Unidos con gran éxito para las carreras de esos paises, quizas en el caso de Japón y Hong Kong es donde más se ha dado con la tecla cogiendo lo mejor de los dos modelos el francés con la apuesta mutua estatal y el anglosajón con el espectáculo.

Ahora llegamos a la situación actual del turf en España, lo primero que hay que aclarar es la indefinición del modelo y una dependencia total del Estado en la actualidad, pero para entenderlo hay que mirar hacia atrás; para la reapertura del Hipódromo de la Zarzuela la Administración tuvo que hacerse cargo a través de la SEPI contando como socio minoritario con el operador de apuestas estatal LAE. La Sociedad de Fomento (los socio-profesionales) históricamente habían ostentado los derechos en  la gestión de la competición y la gestión del hipódromo, con una apuesta estatal exactamente igual que ahora vivió sus mejores tiempos en los 80s con una Quiniela Hípica muy fuerte y los Hipódromos llenos,  pero la última etapa antes del cierre en Madrid la explotación tanto de la gestora como del hipódromo como de la apuesta quedó en manos de Sarasola que llevó al Hipódromo hasta el cierre al quedarse sin recursos para financiar las carreras, la situación en la que quedó Sociedad de Fomento con una deuda histórica a la Seguridad Social millonaria y un hipódromo cerrado es el legado de la última etapa.

Que pasa ahora mismo y hacia donde queremos ir? La Administración recogió ese legado en 2005 y con los cambios necesarios ordenó la apertura del hipódromo de Madrid y autorizó la apuesta Hípica Nacional actual (una vez expropiados los derechos de Sarasola), se embarcó en la rehabilitación del recinto y se dispuso a dar carreras. La apuesta diseñada por LAE se revela como un fracaso pero sin embargo año a año renueva el convenio comprando los derechos de las carreras por 6 millones y medio de Euros (extrapolando al 7% de PMU significaría que en España se deberían jugar 100 millones al año por lo que por jornada se necesitarían 1,2 millones de € en todo el territorio para conseguir esa misma recaudación con el modelo francés). LAE como socio de SEPI en el HLZ reconoce a este como interlocutor para negociar esos derechos de carreras (apuestas y tv) mientras que Sociedad de Fomento intenta recuperar para el sector la gestión central de estos derechos, pero en este momento es HLZ quién recibe el pago de esos derechos de carreras, quien cede esos derechos de tv a LAE (tras un conflicto en 2010 en que SFCCE reclamaba su propiedad con razón) y por lo tanto quién tiene el dinero para establecer los premios que se dan por carrera, por lo que los socio-profesionales del sector se ven en la obligación de negociar con el HLZ si o si las decisiones sobre premios, televisión, etc. Nos encontramos como en el caso anglosajón en manos de la gestión de los Hipódromos para dar las carreras.

Hacia donde ir en esta situación, con un turf estancado y donde no se ha dado posibilidad de desarrollar las apuestas simples en las calles? La Administración a través de SEPI nombrará el Viernes 24 a un nuevo Presidente del HLZ con la premisa clara de poner en valor el recinto para una posible privatización de la gestión. Se habla de no renovar el convenio con LAE y comenzar a explotar las apuestas con otros operadores.Pero, queremos un hipódromo privado con la apuesta liberada a cualquier operador donde los premios sean gestionados por ellos? Sería ir hacia el modelo anglosajón con los problemas que podrían ir derivados de no tener grandes propietarios que sustentaran el sistema, no tener una cultura arraigada de turf como en las islas y no tener una cría solida que mantuviera la calidad de los caballos. Podríamos seguir el camino de Italia, Bélgica o Alemania...

O queremos ir hacia el modelo francés con una gestión pública-mixta a través de una Sociedad de Fomento que gestione los derechos sobre la competición de forma Central? Si se rompe el convenio con LAE ya que año a año se ha visto su escaso interés en desarrollar este sector, sólo hay un camino en el horizonte a través de la posible internacionalización de PMU y France Galop para convertirse en una Sociedad filial de la francesa y desarrollar una red de apuestas de PMU en caso de poder actuar con la ley del juego actual. Pero y si a la Administración no le convence el plan francés para el Hipódromo y nos vemos en la tesitura de tener que alquilar el recinto, se imaginan que canon pondría la Administración para alquilar el HLZ cada jornada? Pues eso que pasaría la factura correspondiente para amortizar toda la inversión de estos últimos 5 años...

Queremos ir hacia el modelo francés pero como dice Mauri Delcher, en la revista A Galopar de la semana pasada, a través del operador estatal LAE? Para esto habría que ir de la mano de la Administración y crear una Sociedad gestora al estilo France Galop con miembros de los profesionales y parte de la Administración Pública como del ministerio de Agricultura y el de Economía o Hacienda, esta sociedad gestora que podría serlo también del Hipódromo sería la encargada de desarrollar las carreras y repartir premios, etc pero para ello debería financiarse de las apuestas a realizar en la red de LAE, la pregunta aquí sería.... seriamos capaces de vender 1,2 millones de Euros por jornada en apuestas sencillas en España (red LAE y pagina web LAE) para cambiar el estatus quo actual?

Como vemos no es un tema sencillo en el que se dirime el turf en España actualmente, si a esto le sumamos que el país vive una situación complicada cualquier mala gestión que se haga en el Hipódromo como la realizada en estos últimos años por Mariano Casado y Cia. pone en el disparadero de la Administración Pública que esta en pleno proceso de "adelgazamiento" la viabilidad de este negocio y le hace replantearse si realmente interesa invertir en eso que suena tan lejano para ellos de las carreras de caballos.

Como bien dice Gerardo Torres tanto en la revista A Galopar como en su mágnifica web Revista Grupo Uno, necesitamos un plan y necesitamos también saber transmitirlo a las Administraciones Públicas para desarrollarlo.

No hay comentarios:

Seguidores

Visitas en 2011

Mucho más que un deporte...

Estas palabras le dedicaba un niño a su abuelo antes de recibir la insignia de oro y brillantes por 65 años de socio del Atlético de Madrid

“el mayor homenaje que se te puede tributar es darte las gracias por lo que has hecho y me has enseñado, y sobre todo por lo que me has hecho disfrutar viendo partidos del Atleti juntos. Nuestra grandeza nos convierte en especiales y te quiero dar las gracias por traerme a la que siempre dices es nuestra casa. Quiero recoger de ti la mejor de las herencias, que es ser atlético de corazón”.