lunes, 30 de abril de 2012

Trip to the Moon: el valor de nuestras yeguas


Esta primavera estamos asistiendo a la explosión en carreras de los primeros productos de nuestras mejores yeguas después de la reapertura del Hipódromo de La Zarzuela, una alegría y tremenda satisfacción para los aficionados como bien reflejaba Gerardo Torres en su artículo de hace dos semanas en la Revista A Galopar.

Aquellas yeguas que nos hicieron vibrar en los Grandes Premios del  año 2006 como Nurenieva con su eléctrico remate en la Poule de Potras nos ha traído a la pista con su primer producto a Nuredyn fruto del cruce con un semental nacional que está marcando una época como es Dyhim Diamond, un largo camino en la cría y muy sufrido por parte de sus propietarios la Cuadra Zurraquín que deja sus frutos 6 años después de aquella victoria, otra pequeña yegua negrilla de gran corazón de nombre Afriketa que deleitaba a sus seguidores en el Benitez de Lugo de aquel año a las primeras de cambio nos deja en las pistas a su fiel heredera Ketala que desclasaba a sus rivales en la misma pista de Madrid en la última Poule de Potras Valderas, criada por su mismo propietario Luis Álvarez Cervera volvía a poner en evidencia que el mejor método de selección en la cría es el poste de meta de los Hipódromos de primer nivel mundiales, como siempre ha sido el nuestro.

En el día de ayer en el templo de Longchamp se coronaba en Grupo en el Prix Vanteaux un G.III preparatorio para el Diane una yegua de nombre Trois Lune por Manduro y Trip to the Moon, entrenada por Rohaut y montada por Bertrás, primer producto de la ganadora en aquel mismo año 2006 del Gobierno Vasco y el Hispanidad, una yegua que nos dejó para el recuerdo uno de los mejores cambios de ritmo que se han visto en los últimos años para batir en el Hispanidad a un magnífico Prince de Orange (Dyhim Diamond) adquirido para la ocasión y dejando tercera a la misma Afriketa en la que sería su última carrera. La misma Trip to the Moon que se coronaba en Listed un mes después en Saint Cloud entrenada por Yan Durepaire, el primero en su carrera profesional, y montada magistralmente por José Luis Martinez acompañada en todos los viajes por el hoy entrenador Enrique León.

Aquella Trip to the Moon, propiedad de Lucas Maroto que fue adquirida en un reclamar procedente del patio de Jean Cloud Rouget, como también fue adquirida en un reclamar Nurenieva, para ganar aquí nuestros Grandes Premios y luego engrandecer su historial en carreras internacionales es hoy una yegua de cría que ha pasado por las ventas de Europa de manos primero de Haras de Saint Pair actual criador y propietario de este su primer producto fruto del cruce con un semental de lo más prometedor como Manduro y propietarios también de su segundo producto por Nayef que en dos semanas saldrá a la venta de las Brezze Up de Arqana presentado por Ecurie Prevost y que a buen seguro será de uno de los productos estrellas, su tercer producto es un yearling hembra por Rock of Gibraltar y ahora pertenece a la yeguada Haras du Cadran.



Trois Lune es otra evidencia más de que lo que antaño reconocimos como muy bueno y de un extraordinario mérito por parte de nuestras yeguas corredoras,y que la genética se encargue de corroborar con una mejora en las generaciones posteriores fruto del empeño y sacrificio de algunos "locos" como los que aquí les escriben que en un momento dado decidieron seguir criando con yeguas como Synergy que esperemos como en el caso de las antes mencionadas y otras muchas, como la gran Baldoria, Zurita BlancaGolding Star, La Galerna, JadeAbril, Carlota,Narya, Para Elisa, FresnedaErcolini o en el futuro You or No One, Bellaside, Casaca y Aspasia de Mileto, recompensen la calidad y el empeño puesto por sus propietarios/criadores.

Fotos: http://cortacabeza.wordpress.com

No hay comentarios:

Seguidores

Visitas en 2011

Mucho más que un deporte...

Estas palabras le dedicaba un niño a su abuelo antes de recibir la insignia de oro y brillantes por 65 años de socio del Atlético de Madrid

“el mayor homenaje que se te puede tributar es darte las gracias por lo que has hecho y me has enseñado, y sobre todo por lo que me has hecho disfrutar viendo partidos del Atleti juntos. Nuestra grandeza nos convierte en especiales y te quiero dar las gracias por traerme a la que siempre dices es nuestra casa. Quiero recoger de ti la mejor de las herencias, que es ser atlético de corazón”.