miércoles, 6 de junio de 2012

Jornada Jockey Club 2012

 Foto: B.Ivana

Jornada grande la disputada el pasado domingo en el Hipódromo de Chantilly, la jornada del Jockey Club 2012 que se vió un poco deslucida al no acampañar del todo la metereología, lo cual restó algo de público en las gradas del bonito hipódromo cantillano. Como es habitual nutrida presencia de autoridades, personalidades de la cultura y los representantes de las cuadras más importantes a nivel Internacional. Socialmente la jornada no decepcionó, a nivel deportivo el "sucio" Jockey Club dejó un sabor de boca agrio a los allí presentes. 


Foto: B.Ivana

Recepción.

Día especial para Anthony Forde y Ahmed Mouknass, pues si ya de por sí es difícil tener un partant de garantías en esta jornada ellos contaban con cuatro nada menos, pero lo que están viviendo este año con sus colores puede ser irrepetible, dos semanas atrás ganaban la Poule de Poulains G.I con Lucayan y el domingo se presentaban con Hard Dream con sus opciones en la clásica de machos el Jockey Club G.I.

Dicho esto, con los lógicos nervios el "Team A&T" organizó una recepción en el Salón Privado Sicambre y lo más cometado era la entrevista de tres páginas del día anterior en el Jour du Galop donde tanto Tony como Ahmed descubrían para el público general todos los detalles de su periplo por el mundo de las carreras, desde cómo llegaron hasta cómo se conocieron pasando por anécdotas como la de Ahmed yendo al colegio por el desierto de Mauritania montado a caballo, un reconocimiento más que merecido del Jour du Galop a los propietarios más pujantes en este momento en Francia y lo mejor de todo propietarios con pasión por este mundo, nada pretenciosos que con humildad y perseverancia han llegado a la cima de las carreras. Reunieron allí a un grupo de amigos y "supporters" incondicionales a sus colores  que incluye a sus distintos preparadores, todos juntos apoyando a su propietario algo nada habitual por esos lares.   


 Las carreras.

La jornada comenzó con el Prix Royamount un G.III para hempras de 3a sobre la distancia de 2.300mts en un lote con más promesas que realidades, la potranca de Tony y Ahmed Indriya (Stormy River) comprada por Tony Forde personalmente y que con un físico desgarbado hasta el momento se presentaba sólo con una victoria en una D, se comportó realmente bien en su primera incursión en Grupo, llegó a liderar hasta doscientos metros del poste y se mostró batalladora hasta que la fuerza y la distancia pudieron con ella, sobre el final surgieron Sediciosa (Rail Link) y Yellow and Green (Monsun) que a los metros se impusieron siendo la pupila de Yan Barberot propiedad de Maurice Lagasse la vencedora final.

Media hora más tarde se disputaba el Gran Handicap de Chantilly con un campo máximo de 20 sobre la milla por un premio al ganador de 30.000€, Nova Valorem (Ad Valorem) con valor 44,5 después de ganar Quinté en Francia y ser 4º de Grupo 3 en Suecia partía con una opción complicada y más en este handicap competido al máximo, pero un excelente recorrido por parte de Stephane Pasquier y una valentía del caballo para aguantar todos los ataques y cambiar varias veces de ritmo le llevó a la victoria un tanto sorpresiva sobre Pinturichio, Cheveley y un magnífico Special Request. Alegría desbordada en el paddock tras unos minutos de investigación.

El Prix Sandringham G.II se presentaba como casi un Grupo 1, varias contendientes venidas desde las 1.000 Guineas como Mashoora que era una de las favoritas o Laugh out Loud y alguna otra de la Poule Francesa como Topeka que fue tercera. Lily America que no pudo disputar la Poule por un contratiempo en el casco intentaba laurearse en Grupo pero pronto se vió a la entrada a la recta que el contratiempo sufrido en la Poule posiblemente hizo que su preparación no fuera la mejor para el domingo y aunque se mostró más que digna sólo pudo ser 5ª en la meta detrás de las buenas Laugh Out Loud y Mashoora, tercera fue Rock Me Baby a la cual Lily había batido en su anterior.

La inglesa Laugh Out Loud una hija de Clodovil, fenomenalmente montada de punta a punta por William Buick (que bueno es este chaval!),  será una de las favoritas del Coronation Stakes a disputar en Ascot el 22 de Junio 



 Foto: B.Ivana

El Jockey Club.

A las 16:15h debía disputarse la prueba grande de la jornada, el Derby Francés Jockey Club patrocinado por Longines con un campo máximo de 20 potros de 3 años. El atasco ya comenzaba en el ensilladero con 20 equipos participantes donde casi no se podía ni andar entre la gente y los caballos, señal de lo que vendría después. Lógicamente todos los potros estaban impecables en la presentación destacando dos; Nutello el pupilo de Carlos Laffon que a la vez de guapo se mostraba rebelde y Hard Dream con una puesta a punto impecable. Durante el paseillo la anécdota la protagonizaron un grupo numeroso de ingleses de una veintena que al estilo "british" comenzaron a cantar desde la grada canciones con cerveza en mano para estupor de la parroquia francesa, Animando a Imperial Monarch al más puro estilo hooligan.

La carrera en si fue falsa, con un ritmo sostenido pero poco selectivo marcado por Tifongo y Lunayir  con un Hard Dream cerca de la cabeza junto a Kesampour, Nutello y Saonois que le siguen, a la entrada la recta todos los potros con el tanque lleno y una acumulación de casi diez de ellos en los carriles uno y dos, los punteros ceden y los acechadores atacan, en los movimeintos de salida varios de los participantes quedan cortados y así pronto French Fifteen, Ekthihaam y Sofast quedan bloqueados sin aspiración a la victoria, en el grupo delantero se hace la selección con Kesampour al frente, Saint Badoulino en los palos, un Nutello que en sus vaivenes deja "clavado" a Hard Dream y Saonois regateando como Messi entre caballos, finalmente es el pequeño hijo de Chichicastenango que con coraje se cuela entre todos como ya hiciera en el Prix La Force y se lleva la victoria montado por Antoine Hamelin, sorpresón!, con Saint Baudolino segundo y Nutello tercero dejando a Kesampour fuera del trio. Detrás aparecieron Top Trip, Hidden Flame y Hard Dream todos en tres cuerpos. Lógicamente excepto el ganador, todos los demás participantes tienen excusa puesto que en la guerra de gerrillas que se desató a trescientos metros del poste tanto unos como otros fueron perjudicados, en fin es lo que tiene un G.I con 20 partants.

La victotia de Saonois fue la victoria para un equipo modesto con Jean Pierre Gauvin el entrenador del Oeste obteniendo su primera victoria de Grupo 1, el propietario Pascal Treyve que regenta una panadería en su pueblo y sólo propietario desde el 2006 que se desplazo a Chantilly con su familia y amigos teniendo que cerrar su negocio en Bellegarde-sur-Forez (en el Loira) por primera vez, claro no podía creer la hazaña lograda y su caballo montado por un jovencisiom Antoine Hamelin (21) que hace dos meses era aprendiz. Mención aparte Chichicastenango como semental, que en pocos años ha dado dos ganadores del Jockey Club, este pequeño Saonois con un cruce muy parecido al de Vision D´Etat.       

A la "purista" parroquia francesa del turf el resultado de las dos clásicas de machos en este 2012 no les habrá hecho mucha gracia, Lucayan y Saonois no son dos caballos que hayan levantado de sus asientos a la prensa o a la afición gala, pero son el fiel reflejo de que el turf sigue muy vivo pues no siempre van a ganar los Aga Khan, Werthemeir, Al Maktoum, Abdhulla, etc eso es lo grande de esto y lo que hace más especial aún el mundo de las carreras de caballos.   
      



No hay comentarios:

Seguidores

Visitas en 2011

Mucho más que un deporte...

Estas palabras le dedicaba un niño a su abuelo antes de recibir la insignia de oro y brillantes por 65 años de socio del Atlético de Madrid

“el mayor homenaje que se te puede tributar es darte las gracias por lo que has hecho y me has enseñado, y sobre todo por lo que me has hecho disfrutar viendo partidos del Atleti juntos. Nuestra grandeza nos convierte en especiales y te quiero dar las gracias por traerme a la que siempre dices es nuestra casa. Quiero recoger de ti la mejor de las herencias, que es ser atlético de corazón”.