lunes, 9 de julio de 2012

D.E.P Don Claudio Carudel leyenda del turf español


En la noche de ayer se conocía la triste noticia del fallecimiento de Claudio Carudel el mejor jockey de la historia de las carreras españolas, francés de nacimiento pero español de acogida el "Rubio de Oro" traspasó las fronteras mediáticas de nuestro reducido mundo de las carreras llegando a ser conocido en todos los ámbitos sociales, en la "Edad de Oro" del turf español Carudel marcó una época.

Llegó a Madrid como aprendiz desde Chantilly en el año 1957 con 19 años para montar y ganar con Abe de Fuego en el Memorial Duque de Toledo y después se quedó para siempre de la mano del prepardor Vicente Díez, cosechó la más brillante carrera como jockey y posterior entrenador, con cerca de 1.500 victorias en España, 12 Grandes Premios de Madrid fue el jockey principal primero de Gandarias, después de Beamonte, Cuadra Esperanza y dos temporadas del Conde de Villapadierna y ligado posteriormente durante muchos años a la Cuadra Rosales de Antonio Blasco. Ganador 18 veces de la estadísitica como jockey, Carudel se convirtió en leyenda viva de las carreras, con un sentido del paso admirable nos regaló durante muchos años magníficas montas en espera y duelos cuerpo a cuerpo con otro mito de las pistas y gran rival Román Martín. Su nombre irá ligado para siempre a los Chacal, Wildsun, TravertineRichal, Casualidad o Teresa

Caballero dentro y fuera de las pistas, Carudel simboliza la época de gloria de nuestras carreras, fiel y ligado a nuestro turf durante más de 50 años, nos abandona tres semanas después de que se celebrara el último Gran Premio en su honor, a su mujer, sus hijos, nietos, familia y gente del turf hacerles llegar desde aquí nustras condolencias, respeto y admiración por quién fue y será el más grande de nuestros jockeys.

Desde el cielo ya se oyen gritos de Vamos Claudio!!!

D.E.P Don Claudio Carudel leyenda del turf español.

No hay comentarios:

Seguidores

Visitas en 2011

Mucho más que un deporte...

Estas palabras le dedicaba un niño a su abuelo antes de recibir la insignia de oro y brillantes por 65 años de socio del Atlético de Madrid

“el mayor homenaje que se te puede tributar es darte las gracias por lo que has hecho y me has enseñado, y sobre todo por lo que me has hecho disfrutar viendo partidos del Atleti juntos. Nuestra grandeza nos convierte en especiales y te quiero dar las gracias por traerme a la que siempre dices es nuestra casa. Quiero recoger de ti la mejor de las herencias, que es ser atlético de corazón”.